A pagar los platos rotos


Waldo Acebo Meireles

Los primeros en pagarlos han sido los veintitantos funcionarios de las embajadas de EE.UU. y Canadá que han sido afectados en sus funciones auditivas, incluso neurológicas, por los llamados ataques sónicos, el misterio que envuelve todo este asunto no se limita a los nombres, funciones, lugares de residencia o donde fueron afectados, sino que incluye con que arma o instrumento, grado de afectación en cada caso, y sobre todo quienes y con qué objetivo actuaron en contra de esos funcionarios.

Ahora lo que sí está claro es que van a ser lo cubanos, en particular los del al lado de acá del Estrecho de la Florida, los que van a pagar en dinero contante y sonante si pretenden utilizar la nueva metodología para producir una visa de reunificación familiar, tomando en cuenta que esas visas serán otorgadas en la Embajada de EE.UU. en Colombia.

De entrada el solicitante debe pagar $500 por la solicitud de la visa de inmigrante, después de aprobada la misma, lo cual puede ocurrir y puede que no, entonces esperar a que su pariente en Cuba reciba una fecha de entrevista, con ella establecida tendría que enviar el dinero para la obtención del pasaje a Colombia con necesaria escala en Panamá, ya que no hay vuelo directo entre Cuba y Colombia, el pasaje más barato que pude encontrar estaba, naturalmente ida y vuelta, en $450.

La persona que viaje a Bogotá debe estar preparada para una espera de no menos de dos semanas después que se produzca la entrevista para recibir la aprobación o denegación. Por tanto hay que rentar un lugar donde pasar ese tiempo mínimo. El apartamento más barato que encontré valía $12 por noche una especie de pequeño estudio pero con cocina lo cual significaría cierto ahorro en cuanto a la alimentación que la podemos considerar de esa forma en unos $5-10 por día, es decir la estancia en Bogotá sumaría unos $300. De ser necesario tendría que realizarse el examen médico que por suerte cuesta la mitad que en Cuba, es decir unos $150

Los costos de transportación desde el lugar de residencia hasta la Embajada para el apartamento que incluí en el cálculo y que está a escasos 15-17 minutos de distancia no suman más $1.50 ida y vuelta y existen cinco rutas de ómnibus que llevan desde ese punto al otro.

Por tanto los costos totales para ese inseguro intento de emigrar a EE.UU. andan por lo bajo en unos $1400. Claro que si es más de una persona esos costos no aumentaran proporcionalmente pero si quizás incluirá un apartamento mayor y más de los otros gastos de estancia. Así que ya saben quiénes van a pagar los platos rotos.

Deja tu comentario