Corrupción


Por Waldo Acebo Meireles

 

La vida política de Hialeah, desde sus inicios, fue bastante movida y, por qué no, divertida; por ejemplo el primer ‘mayor’ se auto-eligió después de convocar a 28 residentes a una reunión, esto ocurrió en 1924 lo cual probablemente aceleró el proceso de incorporación iniciado por los fundadores Curtiss y Bright y la creación de la ciudad en 1925 con la elección de su primer mayor [alcalde] en una elecciones en que participaron 532 votantes registrados.

 

Aquel auto proclamado alcalde se llamó J. H. Wendler y a los pocos días de su ‘elección’ recibió un balazo por razones ajenas a la misma, poco después protagonizó otro incidente: había publicado un artículo en un periódico que editaba y el mismo no le agradó al Ku-Klux-Klan, ello provocó que un grupo de hombres enmascarados lo asaltaran, lo embadurnaran con brea y luego lo emplumaran, este fulano no tenía muy buena suerte que digamos.

 

Las primeras elecciones fueron ganadas por J. P. Grethen que permaneció en el cargo de mayor por dos períodos. En 1933 fue sustituido por L. O’Quinn, ya para ese entonces el verdadero control de la ciudad estaba en manos de la banda Slayton-Hyde, a la cual se le estimaba ganancias anuales de 30 millones[1] obtenidos honradamente en negocios de apuestas, juego y prostitución. Uno de los centros en manos de estos distinguidos hombres de negocios fue el afamado, vaya a saberse por qué, ‘Club Bagdad’[2].

 

La situación de corrupción imperante llegó a molestar, y en particular, afectar los negocios de Ernest ‘Cap’Graham [padre del que posteriormente fuera gobernador de la Florida, Bob Graham]. Graham tenía vaquerías para la producción lechera, al norte de Hialeah, donde hoy se encuentra Miami Lakes y sus camiones de entrega de leche eran frecuentemente multados por la corrupta policía de Hialeah. La gota que colmó el vaso fue la golpiza que recibió su amigo y empleado Les Lewis.

 

The Parade at Hialeah Park Miami

The Parade at Hialeah Park Miami

Graham hombre de firmes convicciones decidió que él tenía que acabar con todo esto y así se lo prometió a si mismo y se lo hizo saber a los gangsters. Inició una campaña política para reformar los reglamentos de la ciudad y expulsar al mayor y al consejo completo.

 

A pesar de recibir amenazas de muerte, Graham siguió su campaña y para 1937 fue elegido senador del estado de la Florida, en ese año la lucha llegó a su clímax, y aunque no logró todos sus  objetivos, creo las condiciones para sanear la política de Hialeah.

 

Años después Red Slayton le escribió una carta a Graham, desde la penitenciaría donde cumplía condena, elogiándolo como el único político honesto que había conocido y señalando que:

 “You said you’d run me out of town and throw me in jail, and you kept your word.”[3]

 

 

[1] En dólares actuales serían unos 3000 millones, lo cual es algo.

[2] Estaba ubicado en la esquina sureste de la 14th. Street y la 9 Ct. East y entre otras actividades se tomaban apuestas para las carreras de caballos, perros; se jugaba a la ruleta, los dados y veintiuna.

[3] “Usted dijo que me iba a sacar del pueblo y tirarme en la cárcel y mantuvo su palabra”

 

Deja tu comentario