De asediante, asequibilidad, violencia, amor y presea


Por FERNANDO CARR PARÚAS

Nuevas voces en la XXIII edición del diccionario académico, de 2014:

Uno de estos vocablos es asediante, un adjetivo que significa ‘que asedia’. Solo se aplica a personas: “Fotógrafos asediantes”. Desde antes ya estaba incluido el verbo asediar, que es ‘cercar un lugar fortificado, para impedir que salgan quienes están en él o que reciban socorro de fuera’. También quiere decir ‘presionar insistentemente a alguien’. Y el sustantivo asedio significa la ‘acción y efecto de asediar’.

Otro de estos nuevos huéspedes en el Diccionario es el sustantivo asequibilidad, que es ‘calidad de asequible’. Con anterioridad se había incluido el adjetivo asequible, con el significado de ‘que puede conseguirse o alcanzarse’.

Cambiemos la violencia por el amor

Todo tipo de violencia debe cesar, y también la llamada violencia doméstica, es decir contra las mujeres, los niños y los ancianos. La violencia siempre es ejercida por quienes tienen mayor poder o mayor fuerza o ambas cosas.

La palabra violencia es un derivado de violento, del latín viõlentus, que se deriva a su vez de vis, que significa ‘fuerza, poder, violencia’. Otros derivados de violento son: violentar, violar, violador.

Las voces violento y violencia aparecen escritas por primera vez en español en el siglo XIII, entre 1220 y 1250, en textos de Gonzalo de Berceo, quien nació, aproximadamente, en 1198, en un pueblito español llamado Berceo, del cual, al parecer, tomó su apellido. Gonzalo de Berceo fue un clérigo que está catalogado como el poeta español más notable y más personal de su época, pues, aunque también se le tacha de escasa invención en poesía, no faltan “aquí y allá” pasajes llenos de poética sencillez. Se educó en el monasterio de San Millán de la Cogolla, que se encuentra en la actual comunidad de La Rioja. Escribió acerca de diferentes santos católicos, entre ellos La vida de San Millán de la Cogolla. Y es en este monasterio, bautizado en honor de este santo del catolicismo, donde Berceo estudió, que se han encontrado los escritos principiadores de nuestro idioma español.

Por su parte, el verbo amar y la palabra amor fueron usados por primera vez en el español escrito hacia el año 1140, en la obra Cantar de Mío Cid.

CUBANISMO

La voz presea tiene una acepción cubana, que es la siguiente: ‘Medalla que se otorga al ganador de una competición’. “Fulanito de Tal obtuvo la presea de plata en el campeonato”.

Deja tu comentario