Diccionario de expresiones extranjeras


Columna fundada en 1968 por José Zacarías Tallet

Por: FERNANDO CARR PARÚAS

El verbo malcriar se emplea con el valor de ‘educar mal a los hijos, condescendiendo demasiado con sus gustos y caprichos’. El adjetivo malcriado, malcriada, significa ‘falto de buena educación, descortés, incivil’, y ‘se aplica, por lo general, a los niños consentidos y maleducados’. Sin embargo, la ‘cualidad de malcriado’ esto es, la ‘grosería, indecencia’, se le llama en América de dos maneras diferentes: Malcriadez y malcriadeza.

La voz inglesa rally, préstamo de esta lengua al español, incluida en el diccionario académico como tal, es decir, en letra cursiva, significa ‘competición deportiva de resistencia, de automóviles o motocicletas, celebrada fuera de pista y generalmente por etapas’.

LIBROS

Me ha llegado otra maravilla de España, y es el Diccionario de expresiones extranjeras, de Gregorio Doval, el cual me ha enviado el amigo Raúl Acevedo Fonseca, y a quien mucho se lo agradezco. Este es un diccionario que trae las principales voces y frases extranjeras usadas en el español; unas están españolizadas, otras, no. Hay varias voces peninsulares, así como árabes, japonesas y muchas en latín, pero la mayoría vienen del inglés, francés, alemán e italiano y son, casi todas, de las que a cada rato tenemos que ver con ellas, y si no sabemos bien su grafía, pues este mataburros nos ayuda a conocer su escritura.

En el diccionario aparecen voces de cincuenta y ocho idiomas, y, por cierto, uno de ellos es el afrocubano. ¿Qué les parece? Aunque, a mi parecer, debería llamársele “cubanismo; o mejor, habla cubana”.

Veamos algunos ejemplos de las expresiones que trae: Cachaça (del portugués): ‘Aguardiente brasileño de melaza de caña de azúcar’. Boom (del inglés): Tiene tres significados: ‘Trueno’; ‘figuradamente, es prosperidad, auge o éxito súbitos e inesperados’; y ‘propaganda ruidosa de un producto antes de ser lanzado al mercado’. Camerino (del italiano): ‘Cuarto del artista en un teatro, en que se viste, maquilla y prepara para su actuación’. Brassiere (del francés): Significa ‘corpiño’, ‘sostén’, ‘sujetador’. Botafumeiro (del gallego): Significa ‘incensario’. Por antonomasia, el enorme de la catedral de Santiago de Compostela. Mambo (del afrocubano; [pero mejor del cubano, cubanismo]): ‘Danzón compuesto por Orestes López en 1939, con final muy bailable y agitado, basado en un aire y ritmo tribal de los hechiceros del pueblo congo afrocubano, de origen congoleño’.

Posteriormente, a partir de 1943, este ritmo fue fijado y popularizado definitivamente por el también cubano Dámaso Pérez Prado. Como aire musical, el mambo es una especie de “diálogo” o “duelo” rítmico entre varios instrumentos. Este baile, ya de salón, fue muy popular en España entre 1940 y 1960.

 

Deja tu comentario