La política de pies mojados, pies secos


La política de  “pie mojado – pie seco” [wet foot, dry foot policy] es el nombre dado a una consecuencia de la revisión efectuada en 1995 de la “Ley de Ajuste de Estatus Cubano” de 1966 que básicamente dice que cualquiera que huyera de Cuba y entrara en los Estados Unidos le sería permitido solicitar la residencia al cumplir dos años (desde 1996 el requisito es de un año) de estancia ininterrumpidas.

Después de conversaciones con el gobierno cubano la administración Clinton llegó a un acuerdo con Cuba de que no admitiría en territorio norteamericano a personas interceptadas en aguas de Estados Unidos. Desde entonces, en lo que se conoce como la política de «pie mojado – pie seco», un cubano atrapado en las aguas entre las dos naciones («pies mojados») sería sumariamente enviado a Cuba, o a un tercer país o lugar.

Los cubanos que lleguen a territorio de los EE.UU. («pies secos») tienen la oportunidad de permanecer en el mismo y calificarían  para un estatus de «residente permanente» y eventualmente la ciudadanía estadounidense.

Los Acuerdos Migratorios de 1995 en síntesis son:

  • Los Estados Unidos acordaron no permitir que los cubanos interceptados en el mar llegasen a los Estados Unidos; los cubanos se colocarían provisionalmente en un campo de refugio en un tercer lugar. Se justifica esta política como una cuestión de «seguridad en el mar», en la que Cuba acordó utilizar métodos persuasivos para disuadir a la gente de zarpar de manera ilegal.
  • Estados Unidos y Cuba reafirmaron su apoyo a la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre contrabando de personas. Se comprometieron a cooperar (ambos países) en la prevención del transporte ilegal de migrantes y la prevención del uso de la violencia para llegar a los Estados Unidos.
  • Cuba acordó no actuar contra los repatriados como consecuencia de su intento de emigrar ilegalmente, siempre y cuando no enfrentasen otros cargos criminales. La Sección de Intereses de Estados Unidos supervisaría el cumplimiento de esta disposición visitando los cubanos retornados según este acuerdo.
  • Estados Unidos acordó admitir a 20.000 inmigrantes de Cuba anualmente, sin incluir a los familiares inmediatos de ciudadanos estadounidenses.
  • Estados Unidos y Cuba acordaron cooperar en el retorno de los cubanos que fueron interceptados en el mar.
  • Estados Unidos y Cuba no alcanzaron un acuerdo sobre cómo tratar a los cubanos que son excluidos por el INA [Immigration and Nationality Act] y acordaron continuar discutiendo el asunto.
  • Estados Unidos y Cuba acordaron revisar la aplicación de este acuerdo y participar en más debates.

Autor: CubaenHialeah

 


Deja tu comentario

Un comentario en “La política de pies mojados, pies secos