Nunca más


Waldo Acebo Meireles

Cuando ocurrió la terrible masacre de Sandy Hook en diciembre 14 de 2012, yo pensé que la muerte de 20 niños entre seis y siete años sería la última gota que desbordaría el vaso más que lleno, en 1999 el asesinato de 12 adolescentes y un profesor donde además fueron heridos 21 en la masacre en “Columbine High School” no había dejado como resultado una seria discusión sobre el control de armas.

Los asesinatos en masa de Orlando el 12 de junio de 2016 que dejaron sin vida a 49 personas, hiriendo a 58 y nada ocurrió

Se produjo la horrible matanza en Las Vegas el 1 de octubre de 2017, la más mortífera en la historia de los EE.UU., dejando 58 muertos y 851 heridos y nada ocurrió.

Cuál ha sido la diferencia con el crimen cometido por un joven alucinado en la “Marjory Stoneman Douglas High School” donde asesinó a 15 adolescentes y dos profesores dejando heridos a 14. La diferencia ha sido la reacción de los estudiantes sobrevivientes que se han negado a ser víctimas y se han convertidos en fiscales de todo un sistema que ha permitido y acunado un pensamiento que desdeña el sentido común y patrocina las ideas y sentimientos más aberrantes.

No estoy en contra del espíritu de la segunda enmienda ─poseo armas─ pero sí de la lectura actual de su letra:

“A well regulated Militia, being necessary to the security of a free State, the right of the people to keep and bear Arms, shall not be infringed.” [December 15, 1791[1]

¿A qué milicia se refiere? ¿Cuál es el peligro que actualmente, no en 1791, amenaza a los EE.UU.?¿El derecho a poseer y portar armas incluye lanza cohetes, cuál arma describe?

Hemos oído respuestas a esas preguntas que rebasan el sentido común y en ocasiones malignamente se acusa a los que las hacen de liberales o a su forma superior: comunistas.

En estos últimos días en la discusión de estos problemas se han dicho tonterías suponemos que en muchos caso por ignorancia, en otros no me queda más remedio que considerar una muy mala fe. Por ejemplo un defensor a ultranza de las armas semiautomáticas refiriéndose al AR-15 señalaba que las balas de esa arma eran más pequeñas que la de un AK-47, lo cual es cierto, lo que no decía era que esos proyectiles penetran en el cuerpo humano a casi el doble de velocidad causando estragos que el calibre 7.62 no hace. Tampoco decía que ese pequeño proyectil es capaz de penetrar un casco de un soldado a 500 yardas.

Barrabasadas como que el AR-15 es un arma civil, ya que la versión militar es el M16, qué importa como lo llamemos es el mismo fusil que nada tiene que ver con las necesidades de un civil, no es adecuado para la caza y para la defensa de una persona lo más adecuado y efectivo es una pistola o revolver. Hasta ahora nunca he visto u oído de alguien defendiéndose de un asaltante o de una intrusión en una propiedad con un fusil semiautomático.

Los rifles de cerrojo y las escopetas de perdigones se pueden usar para la caza, la práctica de tiro y la defensa del hogar. Desafortunadamente, esas armas no son particularmente lucrativas para los fabricantes de armas.

No me cabe la menor duda que limitar la compra de fusiles semiautomáticos, que por cierto pueden ser convertidos en automáticos con cierta facilidad, que pueden portar cargadores de 30 proyectiles y hasta 100, no es la solución definitiva pero sería un paso de avance en la dirección correcta. Armar a los maestro es la idea más torpe y complaciente, en lugar de reducir las armas la idea es aumentarlas, genial.

Entre los maestros la idea no ha agradado, lo cual es lógico, esa no es su función. Por otra parte no todo el mundo está dispuesto a matar o ser matado en un enfrentamiento estilo del antiguo oeste, además enfrentar un fusil con una pistola es un verdadero desafío, hace falta algo más que coraje, es necesario cierta disposición mental que no todos poseemos.

A lo anterior habría que agregar montones de razones que hace que esa proposición sea inoperable. Como decía una maestra recientemente: ¿Dónde guardo el arma? La misma estaría expuesta a ser sustraída por alumnos inocentes u otros en nada inocentes.

El Presidente Trump parece estar dispuesto a enfrentar al NRA, ojalá que le dure el impulso, también el inefable Rubio, después del sofocón del ‘town hall’ al cual tuvo la valentía de acudir aunque durante meses se había negado a hacerlo, parece que ha optado por una mínima discrepancia con el NRA y no poner en juego su candidatura cuando tenga que ponerla a disposición de los electores.

En nada de lo anterior confío, en lo que sí confío es en eso que decimos a menudo de que en la juventud está nuestro futuro, yo mejor diría que en esa juventud que se ha alzado en busca de soluciones está nuestro presente.

[1]Una milicia bien regulada, es necesaria para la seguridad de un Estado libre, no se infringirá el derecho de las personas a poseer y portar armas.

Deja tu comentario