Una errónea conclusión


Por Waldo Acebo Meireles

El site WalletHub dedicado, según ellos, a dar información financiera a sus lectores determinó que Hialeah ocupa el lugar No.91 entre las ciudades más populosas de los EE.UU. en cuanto a su estilo de vida activa [Active Lifestyle] utilizando una metodología bastante peculiar: tomaron en cuenta el precio promedio de una mensualidad en un gimnasio, cuántos clubs deportivos hay per cápita, precio promedio del alquiler de una cancha de tenis, cantidad de grupos de pequeñas ligas per cápita, entre otros; es decir factores que tienen una base económica la cual en ningún momento fue tomada como una variable en los resultados.

Llama la atención que un site que se supone tenga un fuerte y fundamental contexto financiero no analice las bases económicas del fenómeno que pretenden exponer.

Veamos estas conclusiones en un marco económico:

La primera ciudad en la escala de WalletHub es Scottsdale, AZ perteneciente al condado de Maricopa [en donde su sheriff es un declarado enemigo de los latinos y en especial los indocumentados] esa ciudad con alrededor de 230 mil habitantes tiene una media de ingresos por cada hogar [household] de $70,500 muy por encima de la media nacional el per cápita de ingresos por persona es de $49,000 también por encima de la media nacional, lo que la coloca entre las ciudades más ricas de los EE.UU.

La segunda ciudad en la lista es Orlando, en la Florida, con un poco más de un millón de habitantes tiene un ingreso por hogares de $48,000 estando entre los más alto de la Florida y solo un poco menor que el de la nación.

Mientras que Hialeah con 235,500 habitantes [de ellos el 76% son cubanos] tiene un ingreso de solo $29,500 uno de los más bajos del país y de la Florida. Entonces el estilo de vida de los habitantes de Hialeah no está determinado por los indicadores que WalletHub ha utilizado sino por la situación económica de una población integrada fundamentalmente por inmigrantes, muchos de ellos aún no integrados a una economía dinámica y con altos ingresos. Esto lógicamente influye, más bien determina, qué precio pueden exigir los gimnasios y canchas de tenis, cuánto puede dedicar la ciudad a la construcción y mantenimiento de parques, etc.

La población de Hialeah sí se ejercita bastante, buscando y manteniendo sus empleos y luchando por mejorar sus condiciones de vida. Ese es su estilo.

Deja tu comentario