Agencia de viajes a Cuba cierra dejando a decenas en el limbo

Brenda Medina

Ydelisa Díaz ha esperado su nuevo pasaporte cubano por dos meses para poder viajar a la isla a visitar a su hermana que padece de cáncer.

En la agencia de viajes Agencia Cristiana, con sede en 380 de la calle 9 del este, en Hialeah, le informaron que el proceso tardaría unos ocho meses. Pero ahora Díaz está en el limbo.

Carlos Conesa es otro de los afectados por el cierre de la agencia Religious & Family Travel Services Inc. de Hialeah. Conesa afirma que tiene allí cuatro pasaportes.

La Agencia Cristiana operaba en un centro comercial en el este de Hialeah

Un letrero en la puerta del local indica que devolverán por correo los documentos de los clientes

Es la segunda agencia de servicio de viajes a la isla que cierra este año

El popular negocio de viajes a Cuba y otros servicios cerró la semana pasada, dejando apenas un aviso en la puerta y a decenas de personas a la deriva. Varios clientes han dicho que pagaron más de $400 por la renovación de sus pasaportes.

En el letrero en la puerta avisan que el negocio se encuentra en un proceso legal y que las personas que tengan tramites de pasaportes pendientes recibirán los documentos por correo “a la mayor brevedad posible”. Pero el anuncio no aclara si el negocio también reembolsará el dinero de los clientes.

Esta es al menos la segunda agencia que cierra repentinamente y sin mayor explicación en lo que va del año, en Miami-Dade.

“Ahora me quedé sin pasaporte, sin el dinero y sin nada”, lamentó Díaz, de 73 años, que el jueves acudió al negocio a ver si le daban alguna explicación. “Después de que uno junta sus quilitos para poder pagar ese pasaporte tan caro pasa esto… Vamos a ver qué pasa”.

El negocio establecido en 1993 figura en registros del estado de la Florida bajo el nombre Religious & Family Travel Services Inc. de Levy Montes de Oca. El Nuevo Herald llamó varias veces al teléfono del negocio y a un teléfono personal de Montes de Oca el jueves pero nadie contestó.

Al igual que Díaz, varios clientes llegaron a la agencia el jueves para procurar sus pasaportes.

Mavis Pérez dijo que su madre ha estado esperando el documento de viaje desde hace dos meses.

“¿Y qué va a pasar con el dinero?”, preguntó Pérez, quien dijo que ella había obtenido sin problemas una prórroga para su pasaporte en la misma agencia desde hace dos meses.

“Parece que el problema es con los pasaportes nuevos”, especuló Pérez.

Una vocera la Embajada de Cuba en Washington D.C. no respondió a un pedido de información de el Nuevo Herald el jueves. La Agencia Cristiana figura en una lista de proveedores autorizados para tramites de documentos a Cuba, publicada en el 2011 por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos.

En enero, cuando la agencia de viajes Ilimigue Inmigration Inc., cerró de manera sorpresiva sin devolver los papeles y el dinero de decenas de personas que tenían tramites pendientes, la Embajada de Cuba en Washington publicó un anuncio en su página web indicando que entregaría los documentos que estaban en su posesión.

Los documentos habrían sido entregados a otra agencia llamada Island Travel, en Miami. No está claro si esta vez la Embajada hará lo mismo.

Tras el cierre de Ilimigue, en enero, alrededor de 14 agencias de viajes de Miami-Dade denunciaron que también fueron estafadas por miles de dólares. Ilimigue tenía un contrato con el gobierno cubano para realizar transacciones de dinero y estas agencias dependían de Ilimigue para tramitar los pasaportes de sus clientes.

En ese entonces la Fiscalía Estatal de Miami-Dade dijo que no podía presentar cargos relacionados con una estafa a menos de que la policía iniciara una investigación y presentara evidencias. Por su parte, un vocero de la Policía condal explicó que ese tipo de acusaciones de fraude son difíciles de investigar ya que primero se debe demostrar que hubo una intención de defraudar y no un mal manejo del negocio.

El jueves Carlos Conesa se acercó a la Agencia Cristiana para tratar de reclamar cuatro pasaportes que él y familiares tienen pendientes para renovaciones desde hace varios meses. También quiere que le reembolsen los casi $2,000 que pagó.

Dijo que acudió al negocio en dos ocasiones en semanas recientes a indagar sobre el trámite pendiente y le dijeron que aún estaba en curso.

“Me dijeron que esas cosas se tardan, que venían por ahí los pasaportes”, contó Conesa. “Yo no me voy a dejar robar mis dos mil dólares, aquí alguien tiene que dar alguna explicación”.

 

Déjanos tu comentario