Cuchillo, cuchilla y pantalón


Por FERNANDO CARR PARÚAS

Dice el Diccionario de la lengua española, de la Real Academia Española, edición de 2014, acerca del cubanismo cuchillo: ‘Punto en el que convergen dos calles que son paralelas en parte de su recorrido’.

En el Diccionario del español de Cuba, de Gisela Cárdenas Molina y Antonia María Tristá, publicado en 2001, sobre esta palabra cuchillo se lee: ‘Punto en el que convergen dos calles que a lo largo de cierto trecho han corrido más o menos paralelas’.

Por cierto, en La Habana uno de estos cuchillos está formado por la calle de Zanja y una solitaria y estrecha calle, llamada así mismo, es decir, “Cuchillo”.

Los dos diccionarios exponen que las dos calles de marras, “convergen” o “son paralelas en parte de su recorrido” o “a lo largo de cierto trecho han corrido más o menos paralelas”. Ambas redacciones dicen igual, lo mismo.

Sin embargo, existe un cuchillo en La Habana que nada tiene que ver con tal “paralelismo”, y me refiero al que forman las avenidas de Infanta y de Ayestarán, pues a partir de ese cuchillo se van “abriendo” desde un inicio, y terminan en lugares muy equidistantes, y nunca fueron paralelas.

Aclaro que cuchillo solamente se le dice en el occidente cubano, pues en las provincias centrales y orientales de Cuba a esto mismo se le denomina cuchilla, pero este cubanismo no ha sido registrado en ninguno de los dos lexicones antes mencionados.

Ahora bien, en el Diccionario del español dominicano, de la Academia Dominicana de la Lengua y la Fundación Guzmán Ariza, de 2013, registra la palabra pantalón, dominicanismo del cual dice: ‘Lugar donde se bifurca una calle’.

Como se puede observar, la definición del cubanismo habla de que dos calles “convergen”, y la del dominicanismo, de que se “bifurca una calle”. Distinta manera de ver lo mismo.

Deja tu comentario