Facturas y salarios simbólicos


Waldo Acebo Meireles

Según una bastante divulgada noticia en los centros hospitalarios en Cuba se ha comenzado a entregar una factura que en ocasiones llaman simbólica y en otros ‘de cortesía’. De pronto el cubano va a empezar a descubrir lo que los economistas en las sociedades de libre mercado descubrieron hace muchos años y es que no hay nada gratis [no free lunch]. Pero ese descubrimiento va a ser parcial y no totalmente real.

En la noticia dada por la TV cubana en un hospital no identificado donde resalta la limpieza de las sábanas y de los locales, todo se ve prístino y naturalmente todos los entrevistados elogian la medida y su carácter educativo, incluso una señora muy desinformada, no es su culpa, compara el servicio gratuito recibido con lo que le costaría en otros países donde hay que pagar esos servicios.

La cuestión central es que esa señora no sabe que durante años ella ha venido pagando por esos servicios al no recibir por su trabajo más que salarios simbólicos, y los ha pagado también con el subconsumo a que se ha visto sometida durante años.

Nunca ha existido nada gratis, todo ha tenido un costo que no va a aparecer en ninguna factura en la mitad de una hojita de papel simbólica, el costo ha sido inmenso, una vida llena de miserias, de sumisiones, de falta de los más elementales aspectos de la libertad personal, de temores, de total desconocimiento del mundo exterior, de imposibilidad de elegir no solo a los gobernantes sino los caminos que cada cual desea recorrer en su desarrollo personal.

Atención médica y medicinas gratuitas, escuelas, libros, e incluso uniformes gratuitos, todo ello con un continuado deterioro en su calidad y posibilidades de acceso han sido durante más de medio siglo lo que el desgobierno ha entregado a cambio de la desesperanza, humillaciones, y menoscabo de la condición humana. No, nada ha sido gratis, todo ha tenido un alto costo que la sometida población cubana sigue pagando sin recibir la más mínima factura de cortesía.

Deja tu comentario