Jencarlos Canela, un orgullo de Hialeah


Por WILMA HERNÁNDEZ

Con un emotivo discurso que invita a los jóvenes a reflexionar sobre la vida y a mantener la capacidad de soñar, el cantautor Jencarlos Canela develó la placa de la calle en Hialeah que lleva su nombre desde este martes.

“Nunca me hubiera imaginado que nombrarían una calle en mi honor, jamás lo hubiera pensado cuando andaba en bicicleta por estas calles ni cuando cantaba por estos patios”, expresó Canela.

Porque las autoridades de la Ciudad que Progresa quisieron homenajear al artista por su labor filantrópica y sus logros en la música y la televisión, Jencarlos Canela Way ahora se llama el tramo que se extiende desde la 68 calle hasta la 76 a lo largo de la avenida 16 del oeste de la vecindad donde creció el cubanoamericano.

“La casa de mis padres queda a dos cuadras de aquí, y cuando venía para acá pensaba en las cosas que a veces se olvidan cuando vives con un ritmo tan agitado, siempre viajando”, expresó Canela dirigiéndose a los presentes, entre ellos, sus familiares sentados en primera fila.

“Recordaba todo lo que yo hacía en esta misma calle, cómo montaba en bicicleta con mis primos y mis amigos, y cómo jugábamos básquetbol aquí en Palm Lakes”, agregó el intérprete de Pa’ que me invitan, tema que suena en la radio como un día soñó.

Rodeado del cariño de su familia, Canela no escondía su orgullo y alegría por el nombramiento de esta intersección, que según comentó, está ubicada muy cerca de la casa donde creció.

“Quiero que recuerden que cualquiera de ustedes puede tener una calle con su nombre”, insistió.

Asimismo, el compositor que ha apostado por el ritmo del reggae, quiso resaltar el apoyo que siempre ha recibido de su madre, quien se encontraba en el público.

“Esta señora, mi madre, no se lleva mucho crédito y recuerdo que a mí me gustaba jugar a que mi canción se escuchaba en la radio, y ella me apoyaba y celebraba conmigo”, comentó.

También revivió la emoción que sintió cuando uno de sus temas debutó en las ondas radiales, esta vez, de verdad.

“Recuerdo que cuando Amor quédate sonó en la radio por primera vez paré el carro para llamar a mi mamá y le dije que ya no era un juego, que en realidad mi canción sonaba en la radio”.

El también actor, que alternaba con facilidad entre el inglés y el español para dirigirse al público, quiso enviar un mensaje a los jóvenes aludiendo a su época estudiantil.

“Yo sé que la escuela puede ser estresante, para mí lo fue, porque hay que enfrentar retos todos los días, pero ahora entiendo que los maestros quieren nuestro bien”, indicó.

Además, instó a los presentes a no dejar de luchar por los sueños, algo que también desea inculcar a sus hijos.

“Me siento bendecido porque mis hijos están aquí escuchando todo esto, porque ellos solo ven al hombre que sacrifica el tiempo con ellos por estar en el estudio grabando. Y si hay algo que quiero enseñarles es que tienen que encontrar algo que les apasione en la vida, y que no se pueden rendir”, recalcó.

“Sueñen en grande y lo lograrán, les juro que sí”, puntualizó con voz firme el intérprete de Bajito.

Fuente: Diario de las Américas

Deja tu comentario