Nuevas concesiones de Obama a la plutocracia-militar cubana.


Por Waldo Acebo Meireles

El U.S. Department of Commerce’s Bureau of Industry y el Security (BIS) and the U.S. Department of the Treasury’s Office of Foreign Assets Control (OFAC) anunciaron nuevas concesiones que no levantan el embargo pero que le abren una nueva rendija que con seguridad el desgobierno cubano considerará insuficiente y reclamará más, claro que sin dar nada a cambio.

Estas nuevas medidas entraran de inmediato en efecto [el 27 de enero del 2016] y según el Secretario del Tesoro Jacob J. Lew “enviarán un claro mensaje al mundo: los EE.UU. están comprometido a empoderar y permitir el avance económico del pueblo cubano” [SIC]

Las medidas en síntesis son las siguientes:

Eliminar las restricciones al financiamiento de la mayor parte de las exportaciones y reexportaciones autorizadas con excepción de los productos y artículos agrícolas; las instituciones financieras de Estados Unidos serán autorizadas para proporcionar financiamiento, incluyendo, por ejemplo, la emisión de una carta de crédito para este tipo de exportaciones y reexportaciones.

  •  Aprobar las solicitudes de licencias para la exportación y reexportación de productos y software a organizaciones de derechos humanos o para los individuos y las organizaciones no gubernamentales que promueven la actividad independiente con la intención de fortalecer la sociedad civil en Cuba.
  •  Aprobar las solicitudes de licencias para la exportación y reexportación de ciertos rubros agrícolas (tales como los productos agrícolas que no son elegibles para una excepción de licencia, insecticidas, pesticidas, y los herbicidas).
  • Aprobar las solicitudes de licencias para la exportación y reexportación de elementos necesarios para garantizar la seguridad de la aviación civil y la operación segura de las aeronaves comerciales dedicadas al transporte aéreo internacional, incluida la exportación o reexportación de tales aeronaves arrendadas a empresas de propiedad estatal.
  • Establecer una política de caso por caso para la concesión de licencias que se aplicará a la exportación y reexportación de artículos para satisfacer las necesidades del pueblo cubano, incluyendo la exportación y reexportación para tales propósitos los realizados a empresas de propiedad estatal y los organismos y organizaciones del gobierno cubano que proporcionan bienes y servicios para el pueblo cubano.
  • Una política general de rechazo que continuará aplicándose a la exportación y reexportación de artículos para uso de las empresas estatales, agencias u otras organizaciones del gobierno cubano que generan principalmente los ingresos para el Estado, incluidos los de la industria del turismo y los que participan en la extracción o producción de minerales u otras materias primas. Además, las aplicaciones a productos de exportación o reexportación con destino a los servicios militares, policiales, de inteligencia y de seguridad cubanos siguen siendo objeto de una política general de la negación.

Además se mencionan otras de menor importancia sobre los viajes de personas autorizadas, al igual que el cambio a la categoría de encuentros profesionales, la OFAC autorizará las transacciones relacionadas con los viajes y otras licencias generales para organizar competiciones de la federación internacional de deportes amateurs y semi-profesionales y las actuaciones en público, clínicas y, talleres, otras competiciones deportivas o no deportivas y exposiciones en Cuba. OFAC también eliminará el requisito de que las ganancias de ciertos eventos deben ser donados a ciertas organizaciones. La OFAC se ampliará la lista de los proyectos humanitarios autorizados para incluir la preparación y respuesta ante desastres.

Es evidente que el último aspecto, que mantiene la negación de exportaciones a empresas gubernamentales dedicadas al turismo, la minería y las vinculadas a las fuerzas represivas, no es más que una hoja de parra para cubrir las desregulaciones anteriores ya que, ¿cómo van a impedir que las empresas no represivas [todas lo son] no le ‘presten’ sus importaciones a las turísticas, mineras y abiertamente represivas?

Es una nueva concesión a un régimen que lo utilizará no para empoderar al pueblo sino para someterlo con mayor efectividad, si es que ello es posible.

 

Deja tu comentario