Ted Cruz y Marco Rubio no son el equipo ideal de los cubanos


Por Fabiola Santiago

Traducción Waldo Acebo Meireles

El senador de Texas no tiene ni idea de lo que es una bienvenida en Miami. Las reacciones pueden haber sido educadas, pero por nuestros estándares de calor, la temperatura era tibia.

«¡Ted va!» Unos gritaban, lo que provocó la observación manipuladora de Cruz en el Miami Dade College, el hogar de decenas de los indocumentados que le gustaría deportar. “Yo soy uno de ustedes”, Cruz dijo, pero sabemos mejor que eso, ¿verdad?

El hijo de Miami, Marco Rubio, un negador del cambio climático, no le está yendo mejor en el departamento de popularidad. Puede recoger algunos votos de Jeb Bush, pero él no va a ganar la Florida .

En su mitin el miércoles en el estadio Milander, donde el Hialeah Senior High T-Breds juega frente grandes multitudes, Rubio no podía ni siquiera rellenar la zona de anotación. Hubo aplausos, pero su reiterada frase de que “¡vamos a terminar con el Obamacare!” Fue algo de risa ya que Hialeah es el líder nacional en inscripciones al Obamacare .

Los republicanos cubanos no son demasiado entusiasta del Tea Party. Aunque conservadores en la política exterior, en temas sociales se parecen a sus homólogos demócratas. Están bien con el matrimonio homosexual, aunque tuvieran que ser engatusado para llegar allí. Ellos creen en ayudar a los menos afortunados y han luchado por la expansión de Medicaid. Están a favor de una reforma migratoria que ponga a los indocumentados en un camino a la ciudadanía. Hay cubanos ultraconservadores que son homofóbicos y discriminatorios respecto a los latinos, pero son una minoría.

Por encima de todo, los cubano-americanos de Miami no ocultan sus raíces para lograr la aceptación de la corriente principal republicana. No puedes sonar como un cubano arrepentido, un renegado de su herencia, y obtener una calurosa bienvenida en Miami.

Cruz no habla español, ni siquiera la versión mutilada que la generación más joven mantiene a través del amor por su patrimonio y abuelos. Cuando un periodista le preguntó a Cruz si quería decir algo en español, se alejó. Estamos orgullosos de nuestra ciudad bilingüe y damos puntos a los visitantes que hacen un esfuerzo por reconocer nuestras habilidades lingüísticas. Que le pregunte a su compañero del Tea Party, el gobernador Rick Scott, que se anotó preciosos votos para su reelección al hablar un inteligible español en Hialeah.

Cruz no tiene empatía por los inmigrantes sin papeles, ni para los cubanos en la isla que han depositado esperanzas en mejores relaciones con los Estados Unidos. Cruz y su rival Rubio están obsesionado con su odio hacia el presidente Barack Obama que no se han dado cuenta de que notables republicanos también apoyan el acercamiento.

No importa la buena cara que quieren poner en su camino a través de la campaña de Miami, tienen pocas posibilidades de ganar la Florida.

Para una muestra de una bienvenida adecuada cubana, tendrían que volver a cuando los cubanos inundaron las calles de la Pequeña Habana, durante la histórica visita del presidente Reagan en 1983. Fue su presidente, el, que concedió la amnistía a millones de indocumentados centroamericanos. Rubio y Cruz son cubano-estadounidenses cuyos padres y abuelos se beneficiaron del corazón generoso de los Estados Unidos y fueron ingresados al país bajo reglas generosamente creadas.

Ahora quieren gobernar a un país que cierra la puerta a otros que buscan refugio.

En Miami, tenemos una palabra para eso: Feo.

Deja tu comentario