¡De leche!

En el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda, que se transmitió el 14 de octubre con la intención de responder las inquietudes de la población, Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y el Desarrollo de los Lineamientos, en referencia a la diferencia costo-beneficio entre la leche importada y la de producción nacional, explicó que en la actualidad, la leche de vaca se le paga a los productores nacionales en el orden de los 4.50 CUP por cada litro, mientras que la tonelada de leche importada está en el orden de los 3 000 a 3 400 dólares la tonelada, por lo que cada litro de leche importado estaría costando 0.30 centavos USD.

“Si una tonelada de leche tiene 10 000 litros, entonces un litro de leche importado estaría costando 30 centavos. La leche que se le compra al productor cuesta 4.50 CUP, y la importada cuesta 0.30 centavos, pero cuando esta se procesa en la industria sale con un precio de tres pesos. En buena razón, lo que es comparable son los 4.50 con los 0.30 centavos”, dijo Murillo Jorge.

Añadiendo que, “en términos de costo, a la industria nacional le es más beneficioso trabajar con leche importada que con la nacional, porque esta le cuesta 4.50 CUP x litro mientras que la importada sale a 0.30 USD por cada litro”.

Tal información es un claro ejemplo de por qué la economía cubana está en una crisis abismal y permanente ya que este troglodita, que incluso fue Ministro de Economía, es incapaz de sacar cuentas, no matemática superior, no, simple aritmética elemental.

Veamos:

La tonelada de leche importada nos cuesta 3000.00 USD y esa misma tonelada comprada a los productores cubanos 45,000.00 CUP, genial; ¡tremendo ahorro!, pero hay un problema 45,000.00 CUP al cambio oficial ─no tomemos en cuenta que en el cambio real, el que se produce en la calle, se necesitan muchos más CUP─ serían 1,800.00 USD es decir saldría 1,200.00 USD más barata si se le comprara a los productores criollos. Eso sin tomar en cuenta de que el USD no está muy abundante que digamos y el CUP anda por ahí sobrado, a la patá’.

Por otra parte en dónde queda la política de alentar la producción nacional y así reducir nuestra casi total dependencia de las importaciones para nutrir las magras raciones de los cubanos de a pie. Nada que hacer, nos gobiernan analfabetos e idiotas consumados que no solo no tienen la menor idea de cómo funciona el mercado sino que ni sumar y restar saben.

Lo que nos viene encima es de apaga y vámonos, que es en definitiva lo que hacen aquellos que se les da el más mínimo resquicio para la estampida, mientras tanto a nuestros hijos le quitan la leche, por cierto nada abundante ni de buena calidad, a los siete añitos, a partir de ahí a buscársela donde sea y como sea y mientras tanto siguen con los grande cálculos y la aún más grandes ideas, vaya no queda más remedio que decir ¡esto está de leche! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *