El billboard de los 100 días

Waldo Acebo Meireles

“Los primeros 100 días de mi administración han sido los más exitosos en la historia de nuestro país” No serán los más exitosos pero sí son los más escandalosos de toda la historia. En eso a nuestro presidente no hay quien le gane, pero además yo creo que en definitiva a él le gusta, porque si no se produce un escándalo por la vía natural de las meteduras de pata de una administración que está en pañales, entonces él lanza un twitter que provoca el escándalo.

El único éxito de su administración, descontando sus acciones ejecutivas que provocaran el aumento de la presencia de dióxido de carbono en la atmósfera y con ello exitosamente incrementara los riesgos de los cambios climáticos, el único éxito ha sido el nombramiento de Neil Gorsuch como juez de la corte suprema para lo cual exitosamente hubo que cambiar las reglas del juego en el Senado.

Un solo intento de generar una ley y fue un éxito de la minoría demócrata y de los republicanos en conflicto, no se explica uno cómo con más de siete años para pensar y conformar una ley que eliminara el ‘Obamacare’ ello no fue posible. No sé qué decir o que sus éxitos son escandaloso o que sus escándalos son exitosos.

Lo del muro es otro éxito a considerar, ni convenció a México que lo pague, aunque él insiste, ni tampoco convenció al Congreso que le dé un adelanto para irlo comenzando.

Aunque en realidad todos sus escándalos no han sido exitosos, recordemos los tres millones que votaron fraudulentamente, claro está en su contra, y por eso perdió el voto popular; o Obama, enfermo, loco o mala persona, que le “pinchó” los teléfonos en Tower Trump; o aquel millón de simpatizantes que le escondieron en su toma de posesión. Aún estamos esperando las pruebas de esos atentados contra su persona.

Ahora hay quien incluye entre sus numerosos éxitos el bombardeo de la base aérea en Siria, o el detonar “la madre de todas las bombas” en Afganistán, esperemos que sus próximos éxitos no estén incluidos en esta línea militar ya que serían en extremo peligrosos.

Sin embargo nadie menciona entre sus éxitos sus cambios de opinión, y eso son verdaderos éxitos: Ya China no está manipulando las tasas de cambio del renminbi; ya el Nafta no hay que eliminarlo solo revisarlo; ya Putin no es tan amigo.

Esperemos que el Congreso congele su próximo intento de éxito que es una reforma de impuestos que le dejaría en sus bolsillos unos cuantos milloncitos más en su próxima declaración tributaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *