Hallan deficiencias en clínica de cirugía plástica de Hialeah

Daniel Chang

La clínica de Hialeah donde una mujer de West Virginia de 29 años de edad sufrió complicaciones fatales en una transferencia de grasa no supervisó adecuadamente a pacientes bajo anestesia general y algunas veces no realizó análisis médicos antes de las operaciones en violación de los patrones de seguridad del estado, según registros del Departamento de Salud de la Florida sobre una inspección realizada en enero.

Los registros de la inspección estatal muestran numerosas deficiencias en Encore Plastic Surgeruy, en el 1739 de la Calle 49 del West, en Hialeah, incluyendo el mantener malos registros y equipos de inferior calidad, en los meses anteriores a la muerte de Heather Meadows, que viajó desde West Virginia hasta el sur de la Florida para una operación que llevó a su muerte el 12 de mayo.Hallan deficiencias en clínica de cirugía plástica de Hialeah.

Los hallazgos de la inspección en Encore incluyen:

▪ No hay pruebas de análisis médicos preoperatorios, requeridos para todos los pacientes de 10 o más años de edad para ciertas cirugías.

▪ Una supervisión impropia de los signos vitales de pacientes bajo anestesia general, que se llevaban a cabo cada 30 minutos en vez de los intervalos requeridos de cinco minutos durante una cirugía que duraba dos horas y media.

▪ Asistentes médicos que firman las evaluaciones de los pacientes, incluyendo las revisiones del corazón y los pulmones, que las hicieron sin indicaciones de que los cirujanos realmente las requirieran.

▪ Los formularios de consentimiento de operación no incluían requisitos de información, como los registros del tiempo que indican que los pacientes los habían firmado antes de ser anestesiados; descripciones de los procedimientos que se iban a realizar y las zonas anatómicas específicas para la liposucción.

Estrella Rojas, administradora de Encore, no respondió a solicitudes de comentarios que se enviaron al servicio de respuestas telefónicas de la clínica y al correo de voz de la oficina. Rojas firmó un plan de acciones correctivas que se le entregó el 25 de febrero al Departamento de Salud y es responsable por su actual cumplimiento, según el documento.

El Departamento Forense de Miami-Dade dio a conocer el martes un informe completo de una autopsia a Meadows, en el que se establece que la causa de la muerte fueron coágulos de grasa en las arterias de su corazón y pulmones debido a complicaciones de un procedimiento de transferencia de grasa.

Según la autopsia, Meadows también tenía una condición médica que contribuyó a su muerte. Esta se conoce como ductus arterioso persistente, que lleva a un flujo sanguíneo anormal entre la aorta y la arteria pulmonar, dos importantes vasos sanguíneos que transportan sangre del corazón.

El informe de la autopsia no identificó al cirujano que operó a Meadows, ni indicó si se la colocó bajo anestesia general.

Pero el informe de la inspección estatal cita al menos nueveocasiones en el 2015 en que tres cirujanos en Encore colocaron a pacientes bajo anestesia general, una práctica que algunos médicos dicen que es más peligrosa que operar con anestesia local, y que es más probable que lleve a una lesión e incluso a la muerte.

El informe de inspección cita a los tres cirujanos – Orlando Llorente, James McAdoo y Osakatukei “Osak” Omulepu – por permitir a los asistentes documentar las pruebas médicas antes de la operación, que firmaban entonces los médicos sin indicaciones de que ellos mismos las hubieran realizado.

Llorente, McAdooo y Omulepu no respondieron a solicitudes para un comentario que se les enviaron el martes a través de un correo electrónico.

De acuerdo con el informe del estado, los tres médicos también fallaron en indicar el momento en que los pacientes firmaron los formularios de consentimiento, mientras que los inspectores encontraron que algunos de estos documentos habían sido tachados significativamente y el personal de Encore había escrito notas encima.

Además, un inspector del Departamento de Salud encontró que Encore sólo suministraba electricidad de respaldo para uno de los dos cuartos de operaciones, incluso cuando a veces los dos salones se usaban a la misma vez.

Tom Fiala, un cirujano plástico y presidente de la Sociedad de Cirujanos Plásticos de la Florida, dijo que los hallazgos de la inspección no muestran las mejores prácticas.

“Cuando menos”, manifestó Fiala, “es muy descuidado que no se hicieran estudios como EKGs (electrocardiogramas) a personas de más de 40 años, o si el médico o el anestesiólogo no revisan el EKG y cosas como ésas antes de la cirugía”.

Los hallazgos de la inspección son indicativos de cómo los centros de cirugía cosmética de alto volumen colocan a los pacientes bajo anestesia general más por una cuestión de eficiencia que de seguridad.

Brett Coldiron, un dermatólogo de Ohio y el presidente anterior de la Academia Estadounidense de Dermatología, ha supervisado durante los últimos 15 años la seguridad de las cirugías en oficinas en la Florida y dijo que: “En general, es increíblemente seguro”.

Coldiron y colegas no han publicado aún sus hallazgos de 15 años. Pero suministró tablas de datos que muestran que de las 75 muertes de pacientes en una oficina de cirugía registrados en la Florida entre el 2000 y el 2014, al menos 34 se debieron a procedimientos cosméticos – y alrededor de un 38 por ciento, o 13 de esas muertes, involucraron pacientes que se sometieron a una liposucción bajo anestesia general. Las otras muertes se derivaron de procedimientos médicos necesarios.

Sin embargo, dijo Coldiron, “Si estás en la oficina y nada más usas anestesia local, es muy difícil matar a alguien. … Es muy difícil operar algo importante, como un órgano, bajo anestesia local porque duele”.

Coldiron agregó que él sólo usa anestesia local en sus pacientes, pero que los centros de cirugía cosmética de alto volumen prefieren usar anestesia general porque ésta actúa más rápido que la local y permite a los cirujanos operar más pacientes en un menor período de tiempo.

“Van de habitación en habitación, porque es más remunerativo que esperar a que haga efecto la anestesia local”, manifestó.

Fiala, de la Sociedad de Cirujanos Plásticos de la Florida, dijo que el estado por lo general hace un buen trabajo en la regulación de las cirugías en oficinas pero que un grupo trabaja en un modelo de

legislación que aumentará la supervisión en tales centros.

“La mayoría de los consumidores no conoce la diferencia entre un lugar que cumple con las condiciones y otro que es un fraude”, manifestó Fiala. “Si el mercadeo parece bueno… entonces los pacientes simplemente asumen que todo está en su lugar, y como hemos visto, éste no es siempre el caso”.

 

Déjanos tu comentario