Hialeah rindió tributo a los caídos en combate

Arturo Arias-Polo

La ciudad de Hialeah conmemoró el Día de Recordación a los soldados estadounidenses caídos en combate en el Triangle Park, el lunes 30 de mayo.

El evento tuvo lugar frente al War Memorial Wall, un monumento de granito donde aparecen los nombres de los 70 soldados de Hialeah que dieron sus vidas por la libertad en la II Guerra Mundial y las guerras de Corea, Viet Nam, Iraq y Afganistán.

Lisa Poppe, capitana en activo de la fuerza aérea del Comando Sur, fungió de maestra de ceremonia.

Carlos Hernández, alcalde de Hialeah, dedicó las palabras de bienvenida “a la memoria de los caídos y a quienes están luchando para que vivamos con seguridad y libertad en este gran país”.

“Los niños deben recordar a esos héroes que sacrificaron sus vidas para que ellos puedan disfrutar de lo que tienen hoy”, subrayó el Alcalde. “Tampoco debemos olvidar el sacrificio y el dolor de las familias”.

Luego, el pastor Daniel Rojas, de First Baptist Church, pidió al público que se uniera en oración por los hombres y mujeres que perdieron sus vidas en otras tierras, y pedir la protección de Dios para los soldados que permanecen en servicio, y para sus familiares.

En la audiencia se encontraban varios familiares de soldados caídos en combate. Como la Liudmila González, viuda de Armando Ariel González, caído en Iraq, en el 2003, quien dejó a su esposa cuando estaba embarazada de Amanda, la hija de ambos, presente en la ceremonia.

“Es bueno saber que no se olvidan de los fallecidos en la guerra. Pero ese vacío nunca se llena”, dijo Liumila, de 38 años y residente de Hialeah, tras afirmar que “lo único que podemos hacer es recordarle a nuestra hija lo que su padre hizo [por defender la
libertad]”.

La presentación de la bandera estuvo a cargo de un grupo de cadetes de la ciudad de Hialeah.

Pero sin duda, uno de los momentos más emotivos de la ceremonia fue la presentación del POW/MIA –a cargo de alumnos del Hialeah High School Junior Reserve Office Training Corps– en honor a aquellos soldados prisioneros de guerra o desaparecidos en acción. Como un tributo a los ausentes, se habilitó una mesa con una biblia, copas, sal, limón, una rosa, y gorras de servicio como símbolo de la fe y de los buenos y malos momentos.

El juramento a la bandera recayó en una representación de la Tropa 306 de los Boy Scouts, liderada por el joven Yasmanys Águila, de 18 años.

El himno nacional de Estados Unidos fue interpretado por el grupo musical H, dirigido por el matrimonio de Harold y Heidi Rivas, quienes juntos a sus tres hijos han participado en el Día de Recordación durante 15 años.

Durante el evento se escucharon palabras de recordación de Larry Sheets, ex vice comandante nacional del American Legion y ex comandante del Departamento de la Florida, y Gary E. Cárdenas, comandante de la Posta 144 del American Legion, en Miami Lakes.

“Honramos a nuestros soldados americanos, hombres y mujeres comunes que un día ofrecieron sus vidas prestando servicio a nuestra nación. Algo que olvidamos con frecuencia, a menos que se trate de algunos de nuestros seres queridos”, señaló Cárdenas.

Entre los oradores también se encontraba el capitán Leonel I. Poveda II, del Comando Sur de Florida, quien recordó a los miles de soldados del ejército norteamericano que han derramado su sangre a lo largo de la historia.

“No debemos olvidarlos. Y la mejor manera es tomando acción en defensa de la libertad”, expresó Poveda, con misiones en Irak y Afganistán.

Poveda asistió acompañado de sus padres. Su padre, Leonel I. Poveda es fundador de la Posta Número 1 del American Legión en Nicaragua.

Al final de la ceremonia, la Guardia de Honor de la Policía de Hialeah disparó 21 salvas; seguido por el toque de trompeta fúnebre, a cargo del oficial Sergio Díaz.

 

Déjanos tu comentario