La banda del boquete robaba joyas en Hialeah

ALFONSO CHARDY

Agentes federales han arrestado a una pareja luego de vincularla a varios robos a mano armada de joyerías en el sur de la Florida, principalmente en Hialeah, según registros de la Corte Federal de Miami.

La pareja operaba de una manera complicada, junto con otros cómplices. Una denuncia penal dice que la joven mujer visitaba las joyerías primero para contar el número de empleados e identificar la ubicación de las cámaras de vigilancia. Luego su esposo, junto con los otros cómplices, entraban subrepticiamente en las noches o madrugadas a los negocios adyacentes a las joyerías y desde ahí horadaban un boquete a través de la pared hasta llegar a la joyería. Si había empleados ahí, los amenazaban con armas, y luego procedían a tomar las joyas y venderlas.

Los robos a joyerías se han convertido en episodios regulares en el sur de la Florida y el resto del país. En muchas ocasiones los robos son a mano armada o realizados por pandillas que irrumpen en las joyerías y rompen los cristales de los mostradores.

Agentes del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), en colaboración con el Departamento de Policía de Hialeah, lograron desarticular la pandilla a raíz de una operación encubierta que comenzó el 13 de agosto, según una denuncia penal presentada en el tribunal por un agente especial de ATF.

Ese día, según la denuncia penal, los agentes de ATF y de la Policía de Hialeah realizaron un operativo conjunto durante el cual monitorearon y grabaron una reunión clandestina entre un informante de ATF y la pareja de acusados: Yamile Díaz Bernal, de 28 años de edad, y su esposo José Pineda Castro, de 25 años. Los registros de la corte sugieren que ambos son de origen cubano.

«Esta reunión se llevó acabo con el expreso propósito de provocar una conversación sobre la compra de armas y sobre los antecedentes penales de Pineda Castro,» según la denuncia penal. «Durante la conversación grabada, Pineda Castro admitió que había cometido múltiples robos a mano armada en joyerías. Durante la conversación, Pineda Castro proporcionó información detallada sobre las joyerías que robó, como realizó los robos, e incluso mencionó a algunos de los individuos que le ayudaron a realizar los robos».

Según la denuncia penal, la estrategia de Pineda Castro, aparentemente el líder de la pandilla, era irrumpir al negocio junto a la joyería que iban a robar. Desde ese negocio adyacente, horadaban un hoyo en la pared de yeso y entraban a la joyería.

«Pineda dijo también que se cubrían las caras con pasamontañas y que siempre portaban armas,» según la denuncia. «Además, si encontraban empleados en las joyerías, los sometían poniéndoles esposas en las muñecas. Según Pineda Castro, la pandilla deliberadamente esperaba a que llegaran los empleados de la joyería y entonces entrar por el hoyo en el yeso y ordenar que los empleados se tiraran al piso donde los esposaban luego que abrían las cajas fuertes. Luego los miembros de la pandilla se robaban también los videos de las cámaras de vigilancia de las joyerías».

LA TÁCTICA DE LA BANDA ERA ABRIR BOQUETES EN LA PARED PARA ENTRAR A LA JOYERÍA

A continuación, según la denuncia penal, Pineda Castro enumeró robos específicos que había llevado acabo, con direcciones y lujo de detalles, inclusive acciones que habían fracasado y donde hubo testigos que los podían reconocer.

Por ejemplo, Pineda Castro mencionó que uno de los robos que habían fracasado fue el que la pandilla trató de realizar el ocho de agosto contra la joyería Real Deal Jewelry en Hialeah.

«La esposa de Pineda Castro, Díaz Bernal, le dijo al informante que había visitado la joyería Real Deal Jewelry en múltiples ocasiones para verificar cuantos empleados trabajaban ahí y ubicar las cámaras de vigilancia», según la denuncia penal.

El robo falló porque el grupo cometió un error al horadar el hoyo en la pared. En lugar de irrumpir en la joyería, cortaron el suministro eléctrico del centro comercial donde se ubican la joyería y otros negocios. Cuando eso ocurrió, la pandilla huyó.

Pero, el intento de robo ayudó a las autoridades a capturar a Díaz Bernal y Pineda Castro porque los empleados de la joyería reconocieron una foto de la acusada, que luego llevó a los investigadores a Pineda Castro.

Ambos sospechosos fueron arrestados el 23 de septiembre. El tribunal proyecta instruir de cargos a los acusados el jueves, si es que el Huracán Matthew no obliga a la cancelación de actividades en la corte.

Déjanos tu comentario