La noche triste de Hialeah

Foto: Eva Marie Uzcategui |AFP

Exactamente 500 años después de la que sufrió Hernán Cortés y sus soldados derrotados en Tenochtitlan ─fue entre junio 30 y julio 1ro.de 1520─ se produjo, entre el 7 y el 8 de noviembre de 2020, una también bastante triste para la mayoritaria población que votó por Trump en Hialeah.

Los resultados de estas elecciones en Hialeah fueron masivamente favorable al presidente en busca de la reelección y entró en conflicto con el comportamiento de los votantes del condado de Miami-Dade; fue muy diferente a las elecciones de 2016 ya que en ella si bien Trump también logró la mayoría de los votos la ventaja fue de tan solo de 93 votos y en la actual votación es de 27,961.

Después de un largo y tedioso análisis de los resultados por cada precinto electoral comprobé que si en 2016 Trump había obtenido la mayoría en 25 de los 47 precintos, en 2020 los datos reflejan que Trump obtuvo 46 de los 47 precintos electorales. En el único que no la obtuvo fue en el precinto 329 que se corresponde con ‘Seminole City’ que es un pequeño enclave poblado básicamente por afro-americanos[1], que por cierto me pregunto para que generación dejaran lo de afro pasando a ser simplemente americanos.

Los resultados de las elecciones en Hialeah difieren plenamente del total del condado Miami-Dade, veamos esos resultados:

TrumpBiden 
Total de votos%Total de votos%Participación electoral %
HIALEAH54,37067.326,40932.771.9
MIAMI DADE532,73446.0617,64753.374.6

En lo cual sin lugar a dudas influyó la pertenencia a un partido u otro pero no lo explica totalmente:

RepublicanoDemócrataOtros partidos[i]Sin filiación
afiliados%afiliados%afiliados%#%
HIALEAH45,71540.529,10925.81,5231.336,57732.4
MIAMI DADE433,16027.5636,04340.420,4231.3485,26430.8
[i] Dentro de esta categoría entran los partidos: Libertarian Party of Florida; Reform Party of Florida;  Party for Socialism and Liberation; Green Party of Florida y  Constitution Party of Florida estos partidos recibieron un total de 471 en Hialeah y 8,219 en el condado de Miami-Dade.

Evidentemente en Hialeah la propaganda, el trabajo político de Trump y sus seguidores, logró conquistar el voto independiente, y no descuento algún que otro demócrata, y en particular el de los cubanos que representan más de un 70% de la población de Hialeah, donde los hispanos con derecho al voto constituyen el 86.4% de la población inscrita para votar.

Hace cuatro años[3] cometí la tontería de pronosticar que dado los resultados de la contiendan en la que Trump solo obtuvo 93 votos más que la Clinton, el desgaste del ejercicio del poder sumado a una adecuada campaña política de los demócratas, más un contendiente más adecuado y potable, haría muy difícil que se repitiese el resultado de 2016

Sin lugar a dudas el contrincante de Trump en esta ocasión no resultaba mucho mejor que el anterior y los republicanos no solo utilizaron a su favor los deslices oratorios de Biden, su fatal tendencia de equivocarse al citar cifras, su apariencia de un abuelito agotado y poco dispuesto a llevar sobre sus hombros la tremenda carga de la que quizás sea la responsabilidad más grave y compleja del planeta, a todo ello sumaron la falacia de las intenciones socializantes de Biden y los demócratas en general y para los cubanos no fue de menor importancia el espaldarazo de la Brigada 2506, las medidas contra el gobierno cubano de marcado carácter electorero, más la tendencia cubiche de admirar a los líderes fuertes, carismáticos y con evidentes actitudes autocráticas y caudillistas. Por otra parte la campaña del partido demócrata en general en la Florida y en particular en Hialeah fue punto menos que mediocre y las respuestas a las engañifas republicanas no solo fueron lentas sino que tampoco fueron lo suficientemente persuasivas y contundentes.

La capacidad de movilizar a las masas por parte de los republicanos no encontró una respuesta del lado demócrata que se escudaba en proteger a su gente del Covid-19, lo cual sin lugar a dudas fue prudente, pero le dejó el campo abierto a las presiones republicanas, las cuales se hicieron muy evidentes en las votaciones anticipadas, en las cuales no cumplían con las reglas establecidas de distancia del centro de votación, y las actitudes agresivas que no fueron ni condenadas ni reprimidas por las autoridades a las cuales les correspondía esa tarea.

Los votantes de Hialeah, que es quizá la municipalidad más afectada por el Covid-19, no tomaron en cuenta la responsabilidad del gobierno en las consecuencias de la pandemia y su falta de acción en el control de la propagación del letal virus, la ampliación de las pruebas para detectar los infectados y hacer el correspondiente seguimiento, siendo la pandemia, en mi criterio, el núcleo del deficiente funcionamiento de la administración Trump, que se niega a aceptar los criterios científicos, incluso se burla de sus portadores, y ni tan siquiera promueve el uso de las mascarillas y la distancia social, medidas elementales para combatir la pandemia.

Como no tiendo a tropezar dos veces con la misma piedra no me atreveré a realizar ninguna predicción para los comicios del 2024, pero después de la perreta que le ha dado a Trump ─que en el 2016 anunció y reiteró múltiples veces en 2020─ la cual dejará huellas indelebles en su caudal político, pero también en el espíritu democrático norteamericano, es poco probable que el partido lo nomine nuevamente, pero todo esto está en un lejano y como siempre nebuloso futuro.

Ya veremos, si nos salvamos de la pandemia, lo que en realidad ocurrirá.   


[1] Seminole City, a pesar de su nombre, fue un amplio terreno entregado a perpetuidad por James H. Bright, fundador de Hialeah, a los trabajadores negros que trajo de Missouri para utilizarlos en la labores de construcción del hipódromo.

[2] Dentro de esta categoría entran los partidos: Libertarian Party of Florida; Reform Party of Florida;  Party for Socialism and Liberation; Green Party of Florida y  Constitution Party of Florida estos partidos recibieron un total de 471 en Hialeah y 8,219 en el condado de Miami-Dade.

[3] https://www.cubaencuentro.com/internacional/articulos/el-voto-cubano-327750

Acerca del autor

Waldo Acebo Meireles
Profesor de Historia, recibió la Orden Félix Varela por sus aportes a la enseñanza de la Historia de Cuba al introducir en la misma la enseñanza de la Historia Local. Es autor del manual para los maestros y profesores de las vías de vinculación de las historias locales a la enseñanza de la historia nacional. Contribuyó a la redacción de los textos de Historia para la enseñanza media. Como asesor del Instituto de Geodesia y Cartografía redactó el Atlas de Historia Antigua y Medieval. Autor de la Historia del Municipio de Arroyo Naranjo y presidió la Comisión de Historia de la Provincia Habana. Fungió como vicepresidente de la Unión de Historiadores de Cuba. Como profesor invitado del Instituto Pedagógico para América Latina impartió cursos de post-grado y maestría. Actualmente trabaja en la investigación de la historia de Hialeah donde reside desde su llegada a los EE.UU.

Sé el primero en comentar en: "La noche triste de Hialeah"

Déjanos un comentario

Su email no será publicado.


*