Negocio de Hialeah es excluido de su derecho a la ayuda financiera anunciado por alcalde de la ciudad

El matrimonio de Sergio y Marcela Ulloa, dueños de Olad´Sign GRAPH & LED SIGNS, un taller de carteles para empresas, radicado en Hialeah, por primera vez en 32 años de existencia, piden desesperadamente ser incluido en los programas de ayuda financiera anunciados por la Ciudad para poder sobrevivir a la pandemia, publicó Diario las Américas.

El matrimonio teme que su negocio deba cerrar sus puertas de forma definitiva, ahogado por las deudas y dejado a su suerte por los políticos locales, a pesar de que el pasado 20 de noviembre, el alcalde de Hialeah Carlos Hernández, urgió a los negocios y residentes de la ciudad a participar, a través de la página web hialeahfl.gov, en tres programas financieros abiertos para afectados por la pandemia.

“No hemos recibido ninguna ayuda de los diferentes programas creados por la ciudad. No entendemos por qué siempre se elige a las mismas compañías, cuando se trata de dinero público generado entre todos”, comento Marcela.

“En las anteriores convocatorias hemos solicitado financiación y nos han rechazado. Ahora hay un nuevo programa que vence en diciembre y dicen que se volverá a socorrer a los mismos negocios de siempre”, añadió

“Si no nos pueden ayudar financieramente, que nos faciliten un préstamo con bajos intereses o que intercedan con los dueños del warehouse donde está el taller, quienes han actuado de forma implacable con nosotros y no nos han dado ninguna facilidad de pago durante la pandemia. Si nos retrasamos cinco días nos aumentan 200 dólares en la renta”.

El matrimonio, dirigió un mensaje al alcalde Carlos Hernández solicitando ayuda con copia a Diario las Américas, porque desean que su negocio sea tenido en cuenta al considerar que forman parte de la comunidad empresarial del municipio desde el año 1989.

Sin embargo a pesar de la convocatoria que realizó el alcalde de Hialeah para que negocios y residentes participaran en tres programas financieros abiertos para los afectados por la pandemia, ha dejado claro que la municipalidad iba a ayudar con 2 millones de dólares a los mismos negocios que habían sido aprobados con anterioridad, debido a que el tiempo era muy escaso para procesar nuevas solicitudes.

“Nos han dejado claro que, si no podemos pagar, tenemos que cerrar”, lamentó Sergio.

Es por ello que el matrimonio Ulloa se ha visto obligado a despedir a sus dos empleados, quienes habían trabajado cinco y diez años en el negocio. Además, después de gastar todo su dinero, han ido vendiendo sus joyas para hacer frente a los pagos que van generando cada mes.

“Hemos tenido que cancelar el datáfono de las tarjetas de crédito, solo aceptamos cash, debido a que esa máquina consume unos 500 dólares mensuales. No usamos el aire acondicionado, además, cancelamos el internet rápido y una de las lineas de teléfono,» describió Marcela las medidas tomadas para recortar gastos.

Este taller produce todo tipo de cartelería, señales lumínicas, señales de tráfico, anuncios lumínicos para empresas, stickers de plástico, papel y metal, pegatinas, tarjetas de empresa, modelos de invoices, carteles magnéticos para camiones, wraps para todo tipo de transportes comerciales y además diseñan cualquier campaña de marketing.

“Antes de la pandemia, hacíamos unos 10.000 stickers al mes, ahora no llegamos a 500. Aunque tenemos magníficos clientes, ellos la están pasando tan mal como nosotros”, explicó Marcela, quien fuera profesora de educación especial en su Chile natal.

“Nuestro trabajo consiste en ayudar a los nuevos emprendimientos y negocios establecidos, les llevamos sus campañas de marketing y pulimos sus ideas publicitarias para que sean más atractivos”, añadió Sergio, quien en Perú fuera ingeniero civil, a la vez que elogió el trabajo creativo de su compañera.

El matrimonio lamenta que hubo recientemente campañas electorales, que es una magnífica oportunidad para este tipo de negocios, «pero los políticos de locales prefieren trabajar con empresas de Fort Lauderdale. Lo lógico hubiera sido que apoyaran a los negocios locales».

Si nada cambia, este taller, ubicado en 9910 NW 80 Ave Suite 2-a, Hialeah Gardens, cerrará de forma definitiva en tres meses. “Es lo máximo que podríamos alcanzar, siendo muy optimistas”.

La comunidad, el estado y el país están viviendo momentos extremos y este matrimonio exige a sus representantes políticos locales medidas extremas para tener la oportunidad de sobrevivir a la pandemia.

Sé el primero en comentar en: "Negocio de Hialeah es excluido de su derecho a la ayuda financiera anunciado por alcalde de la ciudad"

Déjanos un comentario

Su email no será publicado.


*