¿Y después qué?

Los partidarios vitorean cuando el presidente Donald Trump llega a un mitín de campaña en el Aeropuerto Internacional de Orlando, Sanford, el lunes 12 de octubre de 2020. Foto: John Raoux | AP

Nos encontramos en la etapa final de una contienda electoral que llegará a su clímax el martes 3 de noviembre, quizás esa noche, o lo más probable en los siguientes días según como se presenten las cosas, sabremos los resultados de la votación y si tendremos a un nuevo presidente de los EE.UU. o continuaremos con el mismo que hoy ocupa esa alta posición; pero mi real preocupación no es quién será electo o reelecto, sino como esa decisión tomada en la urnas afectará el problema básico y crítico que afecta el país y al resto del planeta, y ese es la pandemia.

La actuación de la actual administración en cuanto al tratamiento de la pandemia ha sido confusa, titubeante, contradictoria e ineficaz, colocando a los EE.UU. el país más poderoso del mundo, con la mayor cantidad de recursos científicos y financieros, en una situación realmente inaceptable. Veamos una comparación de los cinco países con más muertes por el Covid-19 en el que EE.UU. ocupa un catastrófico y vergonzoso primer lugar:

% Población Mundial*% de las muertes mundial*
EE.UU.4.2519.84
Brasil2.7313.88
India17.7010.17
México1.657.76
Reino Unido0.873.95

*Los datos corresponden al 15 octubre de 2020

Si comparamos los EE.UU. con el Reino Unido, el cual no es un ejemplo a seguir en cuanto a sus resultados en el control de la pandemia, y que comparte en gran medida el nivel científico y económico de los EE.UU., encontramos que si la diferencia porcentual en cuanto a población es de 3.38 puntos porcentuales, la diferencia en cuanto a las muertes es de 15.88 puntos porcentuales, dicho de otra forma más dramática: es una diferencia de 174 mil vidas.

Sea quien sea el que gane esta frenética contienda electoral y suponiendo que la transferencia, en el caso de que no gane el actual presidente, sea concertada y pacífica ─lo cual resulta dudoso por las declaraciones y actitudes del actual presidente─ el 20 de enero se inaugurara una nueva o repetida administración y entonces ¿qué medidas se tomaran para darle solución a la crisis actual?

Si se produce una continuidad ya sabemos lo que pasará, durante estos meses lo hemos vivido y si es una nueva administración qué podemos esperar. Francamente no lo sé. El candidato Biden solo ha dicho que se seguirán las indicaciones, o consejos, de los científicos, y en el estado actual de la crisis cuáles serían esas recomendaciones para una administración dispuesta a seguirlas, no me queda claro.

Cualquier administración, sea la que sea, se encontrará con una situación social altamente preocupante y es el hecho de que motivado principalmente por el comportamiento negligente, abusivo y con total desprecio a las vidas de los ciudadanos e incluso de sus colaboradores más cercanos, el presidente ha desestimulado el uso de la mascarilla y el necesario distanciamiento social.

El vilipendiado Dr. Fauci, del cual presidente ha hecho múltiples burlas, ha anunciado que probablemente para abril del próximo año estará a disposición del pueblo norteamericano una vacuna efectiva, y nuevamente encontraremos un problema de difícil solución ya que solo el 51% de la población, según una investigación efectuada en setiembre[i], parece dispuesta a ponerse la vacuna. En este tema como en otros relacionado con la pandemia existe una clara división entre las personas que votan como republicanos y los que votan como demócratas; de los primeros solo el 44% se vacunaría y los segundos lo harían en un 58%.

Es de notar que en una investigación anterior efectuada en mayo esa cifras reflejaban una mayor disposición a vacunarse siendo un 72% los dispuesto a tomar la vacuna, de ellos correspondía a los republicanos 65% y a los demócratas un 79%. Es decir que en general se bajó 21 puntos porcentuales. En ello pudo haber tenido una negativa influencia los repetidos anuncios de que la vacuna estaría para el verano, para octubre, para antes de las elecciones, y que había que eliminar los necesarios pasos en la investigación y la aprobación por el FDA que asegurarían la calidad de las vacunas, y ya sabemos quién ha hecho esas irresponsable declaraciones.

A esto hay que sumarle las ‘teorías conspirativas’ de que la epidemia es un engaño, no existe, y que no hay tantos muertos; o que hemos tenido la misma cantidad de muertes que el año anterior; que esto que está ocurriendo es una simple gripe igual a todas las anteriores; o que la pandemia Covid-19 es una táctica para monitorear a los ciudadanos privados; o que el “estado profundo” estadounidense está conspirando para socavar al presidente y el Dr. Anthony Fauci es un miembro secreto; las que involucran a la “Big Pharma” en la introducción del virus, etcétera.

La situación a nivel local no es mucho mejor de acuerdo a los siguientes datos compilados[ii]:

% Población Florida% de las muertes en Florida
Miami-Dade County12.6522.24
Broward County9.099.48
Palm Beach County6.979.34
Hillsborough County6.854.66
Orange County6.493.34

El alcalde de Miami-Dade ha tenido un comportamiento errático y pusilánime ajustándose a las órdenes del gobernador estatal que la recibe a su vez del presidente del país, eso ha provocado no solo la situación que se refleja en la tabla anterior sino incluso la desobediencia abierta de alcaldes de varias municipalidades, como Miami y Hialeah.

Miami y Orlando desempeñan un papel básico con su industria turística y sus concomitantes de los cruceros y el aeropuerto internacional para que la Florida ocupe el cuarto lugar nacional por sus aportes al Producto Interno Bruto (GDP) nacional[iii] y estas industria está prácticamente paralizada por la pandemia. Sin embargo los dos candidatos a la alcaldía del condado en sus campañas electorales se dedican básicamente a atacar al contrincante y ni una mención sobre cómo va a enfrentar la crisis sanitaría en caso de ser electo, o electa.

La tarea que el nuevo, o el reelecto presidente, y el alcalde que sea elegido en el condado de Miami-Dade tendrán por delante será una muy difícil de cumplir y su costo será por desgracia el de muchas más muertes.


[i] La investigación la efectuó el prestigioso Pew Research Center. Ver: pewresearch.org

[ii] Los datos corresponde al 16 de octubre de 2020 y fueron tomados y procesados a partir de: usafacts.org

[iii] California, Texas y New York en ese orden ocupan los tres primeros lugares de acuerdo al cuarto trimestre del 2019. Ver: bea.gov

Acerca del autor

Waldo Acebo Meireles
Profesor de Historia, recibió la Orden Félix Varela por sus aportes a la enseñanza de la Historia de Cuba al introducir en la misma la enseñanza de la Historia Local. Es autor del manual para los maestros y profesores de las vías de vinculación de las historias locales a la enseñanza de la historia nacional. Contribuyó a la redacción de los textos de Historia para la enseñanza media. Como asesor del Instituto de Geodesia y Cartografía redactó el Atlas de Historia Antigua y Medieval. Autor de la Historia del Municipio de Arroyo Naranjo y presidió la Comisión de Historia de la Provincia Habana. Fungió como vicepresidente de la Unión de Historiadores de Cuba. Como profesor invitado del Instituto Pedagógico para América Latina impartió cursos de post-grado y maestría. Actualmente trabaja en la investigación de la historia de Hialeah donde reside desde su llegada a los EE.UU.

Sé el primero en comentar en: "¿Y después qué?"

Déjanos un comentario

Su email no será publicado.


*